Artículo elaborado por el Dr. Julio Romero - Medicina Deportiva -

CUANDO TERMINES DE LEER, LEVÁNTATE Y COMIENZA A MOVERTE

¿Qué ejercicio hace usted? Pregunto a todos mis pacientes. Y muchas me responden con satisfacción de estar haciendo bien los deberes: “Yo camino“.

Siempre he dudado si los paseos son suficientes. Porque hay pocos estudios que investiguen la eficacia de caminar como único ejercicio terapéutico para la osteoporosis. Un reciente meta-análisis (estudios que aglutinan varias investigaciones y las revisan de manera detallada), concluyó que caminar regularmente NO tiene un beneficio significativo a nivel de columna, aunque sí lo era a nivel del cuello del fémur.

Concluyendo que a las caminatas se requiere añadir otras formas de ejercicio para preservar la densidad ósea.

Doctor, yo no camino mucho pero nado y hago bicicleta estática.” Si caminar no es suficiente, ¿lo será la bicicleta o la natación?

Otro meta-análisis revisó estudios de 2004-2014 y en 9 de 10 estudios mostraron una menor densidad ósea entre las mujeres que practicaban ciclismo comparadas con las que realizaban otros tipos de ejercicios y en 18 estudios mostraron que la natación tampoco tenía un efecto positivo en la masa ósea.

Conclusión: la bicicleta y la natación NO son los mejores ejercicios para prevenir o tratar la osteoporosis.

Si caminar no es suficiente y la natación o la bicicleta no nos ayudan mucho, entonces ¿qué hacemos?

Volvamos a lo que ya sabemos. La óptima formación de hueso requiere la aplicación de fuerzas y tensiones externas: movimiento contra resistencia. ¿Mucha fuerza? ¿Cuánta?. Pues las guías de prescripción de actividad física en personas mayores no nos ayudan mucho para ser sinceros, porque prefieren indicar ejercicios de leve a moderada intensidad, entre otras razones, por el riesgo de fracturas.

La historia se repite: los médicos dejamos de hacer algo por miedo. Y es que estamos acostumbrados a que las personas mayores hagan ejercicio leve o muy leve, ¿pero es eso lo más adecuado?.

Pues bien, la respuesta creo que la tiene el estudio LIFTMOR. Un estudio australiano cuyo objetivo es determinar si un entrenamiento de impacto y alta intensidad (High-intensity resistance and impact training, HiRIT) es eficaz para la osteoporosis.

A un grupo de mujeres postmenopáusicas se le indicó un entrenamiento HiRIT (5 series de 5 repeticiones al 85% de la fuerza máxima) durante 30 minutos, 2 veces por semana. Y a otro grupo (control) se le indicó ejercicios domésticos de baja intensidad. Después de 8 meses se observó que las que se entrenaron con HiRIT mejoraron los índices de densidad ósea y estado de forma comparado con el grupo control. Y contrario a la opinión general, además de ser eficaz y NO induce a fracturas en la población estudiada.

Entonces, indicamos un entrenamiento HiRIT en mujeres con osteoporosis y osteopenia y ¿problema resuelto?. No, no basta con hacer ejercicios para poner fuertes los huesos sino que además debemos evitar las caídas y eso también se puede entrenar. Deberemos mejorar cualidades físicas como la estabilidad postural, la movilidad articular, el equilibrio (propiocepción), entre otros.

Ese sí sería un tratamiento completo. Cuando acabes de leer levántate y empieza a moverte. Y si te ha parecido interesante compártelo con las mujeres que conoces.

Fuente: Artículo compartido por el Dr. Julio Romero, especialista en Medicina Deportiva

#JuntosPodemos
#AtletasPeru
#ViveConPasion


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here