UNA LESIÓN FRECUENTE EN EL CORREDOR

Autor: Dr. Miguel Barandiarán. Traumatólogo

Sea por motivos recreacionales, retos o desafíos personales o simplemente la voluntad de de seguir una afición que a la vez brinda un estilo de vida saludable, el running tiene muchos beneficios a todo nivel, genera comunidades de apoyo mutuo y grupal, lo que al mismo tiempo mejora la calidad de vida de las personas que lo practican.

Sin embargo, es usual que las personas que corren a todo nivel, sobrecarguen entrenamientos y aumenten distancias de desplazamiento sin una supervisión adecuada, por lo que es usual que aparezcan molestias en distintas partes de las extremidades, que además pueden comprometer columna y pelvis.

En este artículo, comentamos una de las lesiones más frecuentes que es la inflamación de la cintilla iliotibial, conocida como “la rodilla del corredor”.

El síndrome de la bandeleta iliotibial es una lesión estructural inflamantoria, que se genera por el roce o la fricción constante de la cinta iliotibial y el cóndilo femoral externo, generando dolor en la cara lateral de la rodilla, iiradiándose sobre ese lado hacia el polo inferior de la misma.

La banda iliotibial es una estructura de tejido conectivo, tipo fascia, plano y alargado que transcurre sobre la cara lateral del muslo y a medida que se extiende va tomando la forma de una cinta, insertándose en la cara lateral de la tibia en una estructura conocida como el tubérculo de Gerdy.

Cuando flexionamos la rodilla a más de 30 grados, la bandeleta o cintilla se desplaza hacia la parte posterior de la misma y cuando extendemos la rodilla, se desplaza hacia la parte anterior. El mecanismo de flexión y extensión de la rodilla, de forma constante al correr, genera una sumatoria de micro traumas repetitivos sobre esta zona, desencadenando la inflamación de esta estructura y en consecuencia, dolor en diversa y variable intensidad.

Varios autores coinciden en que esta lesión tiene un origen multifactorial, mencionando la debilidad del músculo glúteo medio y del músculo tensor de la fascia lata, la debilidad del grupo abductor de la cadera, una banda iliotibial corta y tensa, un cóndilo femoral lateral grande, además, una técnica de carrera inadecuada, ausencia de calentamiento, ausencia de estiramiento y un entrenamiento excesivo.

El diagnóstico se basa en la historia clínica y en el examen físico.

El tratamiento incluye reposo, analgésicos, siendo necesario frecuentemente (según el grado de sintomatología), medicina física y rehabilitación, estiramientos, el uso opcional de infiltraciones con corticoides de bajas dosis y en casos extremos, cirugía con el objetivo de alargar la bandeleta iliotibial.

#AtletasPeru

“Hacemos y promovemos el deporte”

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here